Novedades

¿Cómo manejar de manera defensiva para evitar accidentes?

Te damos unos consejos para prevenir un choque.

¿Cómo manejar de manera defensiva para evitar accidentes?

Año con año el número de accidentes automovilísticos se incrementa en diversas urbes del planeta. Los fabricantes automotrices preocupados por está situación, invierten cada vez más en la creación y desarrollo de tecnologías para la prevención de siniestros, al igual que en la protección de los pasajeros.

No obstante a pesar de esto y el esfuerzo que hacen los gobiernos por desarrollar la conciencia de una cultura vial entre los conductores, al momento que regulan el tránsito vehicular, los accidentes siguen en aumento.

Nadie planea chocar su auto, pero los accidentes pueden y pasan frecuentemente. Los conductores se distraen con sus teléfonos celulares, quitan su vista del camino o simplemente no ponen atención. En entros casos existe el conductor agresivo, quien pisa el acelerador a fondo, cambia de carriles sin avisar o sigue a otros autos muy de cerca.

No puedes prevenir los accidentes completamente, pero si puedes aminorar la posibilidad de que sucedan con practicar ciertas técnicas de manejo defensivo. El manejo defensivo es todo lo que se refiere a la anticipación –conocer qué es lo que está sucediendo alrededor tuyo, prediciendo qué podría pasar y saber cómo reaccionar rápidamente en caso de que otro conductor te tome por sorpresa. También significa protegerte a ti mismo, con el objeto de disminuir el riesgo de salir herido en un choque.

Aclarado lo anterior, aquí están unos tips para ayudarte a manejar de manera defensiva:

  • Mantente atento. Es difícil ignorar cuando tu celular está sonando o escuchaste la señal que te llegó un mensaje de texto. Si se te está haciendo tarde, decides desayunar en tu auto o de plano irte maquillando en él. No lo hagas. Diversos estudios han comprobado –muchos de ellos los hemos publicado aquí en Autocosmos- demuestran que en casi el 80% de todos los choques, se vio involucrado algún tipo de distracción en los tres últimos segundos antes de que sucediera un siniestro. Cuando estás manejando, lo único que debe existir en tu mente, es el camino enfrente de ti. Pon tu teléfono fuera de alcance, incluso si tiene manos libres, diversas investigaciones han probado que los celulares pueden distraerte al momento de manejar. Lo mejor es orillarte para hablar, mandar mensajes de texto, comer, ponerte maquillaje, cambiar un CD o leer el periódico (si aunque no lo creas, mucha gente hace esto en el tránsito).
  • Ve al mando. Tomar cualquier substancia puede reducir tus reflejos y alterar tu juicio lo suficiente para causar un accidente, por ello evita los medicamentos y el alcohol cuando sepas que tienes que manejar. La somnolencia es también un peligro en el camino. Manejar adormecido es como conducir con un nivel de alcohol en la sangre de 0.08 por ciento y ocasiona -por ejemplo- casi 2 millones de accidentes por año en EUA según la Sleep Foundation en ese país. Duerme bien durante la noche antes de que vayas a conducir, y si tus parpados se empiezan a cerrar, sal del camino y encuentra un lugar donde puedas tomar una siesta.
  • Sé cauteloso. Quizá eres el mejor piloto del mundo, pero aún así necesitas preocuparte de otros conductores, incluyendo a la mujer que se está poniendo lápiz labial o al ejecutivo que está hablando en su smartphone a 100 Km/h. Mantén una buena distancia ente tu auto y el que tienes enfrente, esto le dará a los otros conductores suficiente espacio para hacer movimientos inesperados, a ti de dará la ventaja de moverte o frenar si es necesario. Revisa tus espejos constantemente, además trata de ver siempre tan lejos como puedas. Siempre trata de tener una ruta alternativa, que puedas utilizar rápidamente, si alguien se mete a tu carril de manera imprevista.
  • Mantente seguro. Si vas adquirir un auto, siempre será mejor que venga equipado con accesorios como bolsas de aire, frenos ABS y sistemas de control de tracción entre otros. Por otra parte revisa la presión de las llantas, las luces y los líquidos vitales de tu auto de manera frecuente. Pon el seguro a tus puertas, usa el cinturón de seguridad todo el tiempo, incluso has que tus pasajeros lo utilicen –en caso de que lleves niños o bebés deben usar un asiento de seguridad adecuado para ellos. Siempre maneja dentro del límite de velocidad y sigue las señalizaciones de tránsito que establece la ley.

Otras recomendaciones:

  • Si notas algo inusual como un conductor ebrio, incrementa tu distancia con el mismo y de ser posible rebásalo con precaución.
  • Evita ser cegado por las luces de autos en dirección opuesta, cuando haya poca visibilidad.
  • Ten mucha precaución al estar cerca de grandes camiones o autobuses, mantén una distancia considerable para maniobrar.
  • Evita a los conductores agresivos.
  • Maneja con cuidado bajo la lluvia o la nieve –tenemos varios artículos referentes a este tema aquí en Autocosmos.com.

Para finalizar, como te comentábamos anteriormente, existen sistemas de seguridad pasivos y activos en el auto que ayudan a prevenir un accidente o  aminorar el daño por el siniestro. Estos mecanismos son completamente automatizados, por lo que no es necesario apretar ningún botón para que se accionen cuando son requeridos.

Entre los dispositivos más comunes de seguridad activa -los cuales ayudan a prevenir un accidente- tenemos:

  • Frenos ABS o antibloqueo: estos previenen que las ruedas se amarren cuando el conductor pisa a fondo el pedal, permitiendo que éste maniobre al momento de frenar.
  • Control de tracción: este evita que las ruedas se patinen, mientras que el auto está acelerando.
  • Control electrónico de estabilidad: cuando el auto va en curvas evita que éste sobrevire y subvire.

En cuanto a los mecanismos de seguridad pasiva -estos ayudan a proteger al conductor y pasajeros al momento de chocar- están:

  • Bolsas de aire: éstas proveen una “almohada” para resguardar al conductor y pasajeros.
  • Cinturones de seguridad: mantienen a los pasajeros en su lugar, para que estos no salgan lanzados hacia adelante o fuera del auto.
  • Cabeceras de asientos: previenen que el conductor y acompañantes se lastimen por un golpe trasero.

 

¿Qué opinas? Cuéntanos